Skip to content

El esguince de rodilla

El esguince de rodilla

El esguince de rodilla

FUTBOLISTAS, RUNNERS, TRIATLONEROS, RUGBIERS, BALONCESTITAS……

Ese dolor insidioso en el lateral interno de la rodilla, que comienza como una molestia a la que no le prestamos demasiada atención, se convierte con el tiempo, y en directa proporción a la desidia del deportista, en una lesión lacerante, que dura y dura que nos deja sin entrenamiento, en la sequía del dolor, buscando y rebuscando como salir de ese callejón que aparenta no tener salida, desde las puertas de urgencias a remedios caseros, fisios, traumas, osteopatas, acupuntores, amigos con experiencia, internet y un largo etc…estamos frente al ESGUINCE DE RODILLA

Un esguince es la distensión, rotura parcial o total de un ligamento. En esa situación clínica se establece la gradación que por convención sirve para clasificarlos.  Hablamos de esguinces de grado I, II, III .

El esguince grado III es SIEMPRE quirúrgico. Supone una urgencia traumatológica y es de las  lesiones en traumatología deportiva que exige el ingreso inmediato del deportista para su intervención quirúrgica.

Así cuando hablamos de ese dolor del inicio nos estaremos refiriendo a un esguince de rodilla tipo I. La definición es importante porque las lesiones que comienzan con mucho dolor desde el inicio,  no evolucionan y no mejoran con el reposo NO SON UN ESGUINCE TIPO I. Las lesiones por esguince tipo II tienen otro manejo terapéutico y necesitan diagnósticos diferenciales con otras lesiones como las de STEINER LIKE que involucran fibras de la pata ganso.

Hablamos pues de los esguince tipo I. Tenemos que recordar que el Ligamento interno de la rodilla o ligamento colateral medial es una estructura ligamentosa con tres porciones definidas de interior a exterior, fuertemente unida a la cápsula y al menisco interno. Aún así es extrarticular en toda su estructura.

En las imágenes ecográficas es donde mejor se puede apreciar la disposición de tres bandas que corren desde el condilo femoral interno a la tibia, vecinas al tendón poplíteo. Su distensión se produce por gestos que sobrepasan su capacidad de estabilizar  la rodilla en valgo y a la tibia en su rotación interna o por acumulación de pequeñas cargas mecánicas, tal como postulan otras teorías.

El paciente siente un dolor que es además de evolucionar, inestabiliza la rodilla. El via crucis empieza por vendajes compresivos, reposo, antiflamatorios, sesiones de fisioterapia….el resultado?.. Parón que se alarga, dolor residual, inseguridad en la acción deportiva…

Los errores del tratamiento no son más que los errores conceptuales sobre la reparación biológica, sus tiempos, la necesaria colaboración de la acción muscular y el reconocimiento sobre la eficacia de las nuevas técnicas de readaptación, así como el uso de la ecografía musculo esquelética en el diagnóstico, tratamiento y control de la evolución

En el próximo post te contamos como hacemos para que ese dolor en la cara interna de la rodilla no te amarguen tu entreno y tu competición

Hasta la próxima

Un abrazo

Etiquetas:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Entrenamiento
Gustavo Santángelo

Perder músculo, perder vida

Prescribir ejercicio, no deporte. Saber qué beneficios reales tiene el ejercicio sobre la salud. Qué ejercicio prescribir y cómo realizarlo

Leer más »
INVAMETD
Enviar