Skip to content

De la lesión de Messi y la teoría del maradonismo y el componente viscoelástico

De la lesión de Messi y la teoría del maradonismo y el componente viscoelástico

De la lesión de Messi y la teoría del maradonismo y el componente viscoelástico

ESTA ENTRADA TIENE UN FALLO IMPORTANTE

FUE NO TENER EN CUENTA QUE LA NATURALEZA PROTEGE SUS PRODIGIOS….Y LEO SE RECUPERÓ.

SIN EMBARGO NO ES POR ESO POR LO QUE VUELVO A TRAERLA AQUÍ. LO HAGO POR SU VIGENCIA PERMANENTE EN LOS TRATAMIENTOS MILAGROS.

HOY HE TENIDO EN CONSULTA UN TOBILLO “TOCADO” POR UNO DE ESTOS MAGOS….AHI VA OTRA VEZ

La lesión de Messi, van tres, abre un debate necesario, por lo poco usual, sobre el tratamiento, rehabilitacón y readaptación en la lesión deportiva.

En primer lugar, la identificación de una lesión muscular recidivante obliga a pensar en que las anteriores no han tenido un tratamiento adecuado. O el tratamiento se basaba en diagnósticos erróneos. Si? Pues…no sé, demasiado simple. Me consta que los servicio médicos del F.C.Barcelona son de los mejores que existen en el planeta fútbol. Poco probable que se haya diagnosticado erróneamente. Pero en el tratamiento….

Veréis. Muy a menudo, quienes estamos en este área de la medicina vemos a pacientes que arrastran por nuestras consultas lesiones tendinosas, ligamentosas y musculares que han sido objeto de diversas “técnicas” que prometen acelerar los procesos de curación. Es tentador, ya que los deportistas, nuestros pacientes mayoritariamente, sucumben rápidamente ante la idea de volver pronto a los terrenos de juego o los entrenamientos. Si hablamos de atletas profesionales, multiplique usted por dos. En esas, nos solemos encontrar con pacientes que deben ser reevaluados y muchas veces sometidos, a tratamientos más radicales que los inicialmente necesarios, por haber sido tratados con estos métodos de atajos terapéuticos. Es en general el caso de las lesiones tendinosas, pero también, como el caso que traigo a colasión, el de las lesiones musculares.

Se les olvida, muy habitualmente, a quienes manejan y venden esas propuestas, la biología.

El músculo es un tejido vivo, que cuando se desestrucutura, necesita REPOSO. Así de simple. En las lesiones de las fibras musculares actúan dos dinámicas que son:

1º La regeneración muscular, que es dependiente de las células satélites del propio músculo lesionado

2º La cicatriz fibrosa que forman los fibroblastos que infiltra el estroma.

Esta dinámica se inclina a un lado u otro en la medida en que la célula mantiene la integridad de su membrana basal. La membrana basal de la célula muscular actúa como barrera a la infiltración fibroblástica y mantiene el proceso como un patrón de regeneración muscular puro, cuando la lesión no llega a romperla. Cierto también es, que esta dinámica esta orientada por diversos factores de crecimiento que son hoy objeto de dianas terapeuticas. En cualquier caso si se produce daño con rotura de esta membrana, el tejido de granulación que se forma dará lugar a una cicatriz fibrosa.

Bien, si tenemos daño con una cicatriz en ciernes cualquier estímulo que aumente el tejido de granulación, aumenta la cicatriz. De manera que las movilizaciones que no respetan los 5/7 días de este proceso biológico, están destinadas a producir cicatrices mas grandes. Estás cicatrices “compartimentalizan” la fibra muscular. Estas compartimentalizaciones disminuyen las propiedades viscoelásticas del músculo. Hay que recordar que por esta propiedad, el músculo es capaz de soportar la deformación en una magnitud tiempo dependiente. Es decir que mientras más rápido se contrae, más rígido es. Si contamos que la cicatrización excesiva condiciona esta capacidad, tenemos un músculo rígido en contracciones menos veloces que con las fibras sanas.

Messi es un jugador potente. Es decir que usa una importante capacidad contráctil en unidades muy cortas de tiempo. Blanco y en botella.

El maradonismo referido es aquél que hace que grandes jugadores se conviertan en auténticos jeques a los que se les pide permiso para respirar. En aquél Maradona de los 90, nadie podía tocarle más que un médico argentino residente en Italia, al que el astro le profesaba una religiosa veneración. Probablemente por creer mas en sus dotes milagreras que en su habilidad o conocimiento médico, del cual por cierto no tengo ninguna referencia. Es probable, solo probable, que las prisas para que la estrella actual del Barca esté en todos los saraos deportivos (liga, champions, mundial…) haga que los diagnósticos, pautas y tratamientos de los excelentes servicios médicos del F.C. Barcelona, sean sustituidos por las relevantes y milagrosas técnicas de fisioterapeutas, osteópatas u otros profesionales que se acerquen por allí o tengan el beneplácito del Maradona del siglo XXI.

En cualquier caso, estamos ya en los prolegómenos de la tragedia, las recidivas pueden condicionar seriamente la vida deportiva de uno de los mejores futbolistas de la historia. Y todo estaba en los libros, no hay nada nuevo…bueno, sí, esta absurda ignorancia que nos atenaza, que permite que prevalezca la razón de lo mejor vendido ante aquella de lo científicamente establecido.

Ale pues, ahora a la caza del culpable. A ver a qué desgraciado le cae el san benito. Seguro, pero seguro seguro que los “magos” habrán desaparecido

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INVAMETD te cuida....
Gustavo Santángelo

ROTURAS MUSCULARES EN EL FÚTBOL

Te traigo de forma breve  concisa la capacidad de diagnóstico ecográfico sobre las roturas musculares.  Se trata de una lesión en isquios de un destacado

Leer más »